« Verano | Inicio | La gripe aviar está tocando a la puerta »

Economí­a de mercado, el cliente es el tirano

Una amiga mí­a, búlgara, me decí­a que lo mejor que trajo la democracia a Bulgaria son las tiendas de comestibles que están abiertas hasta altas horas de la noche, incluso algunas las 24 horas, y los taxis en demasí­a a cualquier hora. Precisamente en una de estas tiendas 24 hours open, que entonces era la única en Ruse, me sucedieron las dos historias que les cuento a continuación.

Una vez, tarde en la noche, entré a comprar pan y le pregunto a la dependiente si tiene, ella a su vez me responde preguntándome ¿qué tipo de pan? quiero, le digo que blanco, si pero ¿qué tipo? - insiste ella, le dije una marca determinada y entonces por fin una respuesta, no tenemos de ese, y de ¿cuál tienen? - pregunto, no tenemos ningún tipo de pan- me espetó.

¡Qué imbécil es esta niña! me pasó por la mente y me encabronó. ¿Tú me estás relajeando o estás haciendo una encuesta sobre el consumo de pan? le dije con enfado, me viré y me largué sin esperar respuesta, murmurando una obscenidad.

Otra vez compré varias cosas y al final pedí­ una jabita plástica que, para sorpresa mí­a, me la facturó, teniendo en cuenta que la jabita estaba rotulada con el emblema y teléfonos del dueño de la tienda, pagué, cogí­ la jabita y la viré al revés, o sea la parte de afuera con el rótulo quedó por dentro y ya no se veí­a, y metí­ la compra en la maldita jabita. La dependiente abrió los ojos sorprendidas y me pregunta, ¿pasa algo señor?, a lo que respondo con preguntas ¿tú me la facturaste?, si - responde ella, ¿la pagué?, si - de nuevo ella, entonces ¿es mí­a la jabita?, si - por tercera vez, entonces hago con ella lo que me de la gana, dile al dueño de la tienda que si quiere que sus clientes se conviertan en anunciantes ambulantes, lo menos que puede hacer es dar las jabitas gratis y lo más correcto es que haga algún descuento, le dije con enfado, me viré y me largué sin esperar comentario alguno murmurando una obscenidad.

A propósito, esta tienda mantení­a los precios más altos que lo normal, por suerte ya no existe y aparecieron muchas otras 24 hours open. Economí­a de mercado, el cliente es el tirano.

Publicar un comentario