Inicio

Miércoles, 6 de Octubre de 2021

Resolución del Parlamento Europeo sobre la represión gubernamental de las protestas y de los ciudadanos en Cuba

Hoy, 16 de septiembre de 2021, el Parlamento Europeo aprobó por inmensa mayoría la resolución condenatoria al régimen dictatorial cubano 2021/2872(RSP) Sobre la represión del gobierno contra las protestas y los ciudadanos en Cuba.

De los 17 diputados europeos de Bulgaria, los cinco (todos) del Partido Socialista (leáse comunista) de Bulgaria, no participaron de la votación.

Aquí está el listado por apellido de los deputados cómo fue que votaron en la sesión de hoy.
Aquí está el resultado de las votaciones.
Primera votación.
Segunda votación.

Como siempre, la Internacional Socialista (leáse comunista) apoyando al régimen usurpador que detenta el poder en la Capitanía General de la siempre fiel Isla de Cuba. Sí, los que no se han dado cuenta, Cuba se encuentra en el siglo XIX, no hay ciudadanos, sino súbditos; se gobierna por Capitanes Generales déspotas.

¡Es hora para un segundo Conflicto Necesario! —a decir de José Martí.

Resolución del Parlamento Europeo sobre la represión gubernamental de las protestas y de los ciudadanos en Cuba

El Parlamento Europeo,

Vistas sus Resoluciones anteriores sobre Cuba, en particular las de 10 de junio de 2021, sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba[1], de 28 de noviembre de 2019, sobre Cuba, en particular el caso de José Daniel Ferrer[2], y de 5 de julio de 2017, sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración, en nombre de la Unión, del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por un lado, y la República de Cuba, por otro[3],

Visto el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación (en lo sucesivo, «Acuerdo») entre la Unión Europea y Cuba firmado el 12 de diciembre de 2016 y aplicado provisionalmente desde el 1 de noviembre de 2017[4],

Visto el diálogo oficial sobre derechos humanos entre la Unión Europea y Cuba, celebrado en el marco del Acuerdo, y, en particular, el tercer diálogo, de 26 de febrero de 2021,

Vista la declaración del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, realizada el 29 de julio de 2021 en nombre de la Unión Europea, sobre los recientes acontecimientos en Cuba,

Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y otros tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos,

Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la que Cuba es signataria,

Vista la carta del Comité de las Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada en la que se solicita la adopción de medidas urgentes y se insta a las autoridades cubanas a responder por las 187 personas desaparecidas,

Vista la declaración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y sus relatores especiales, de 15 de julio de 2021,

Vista la declaración de la CIDH y sus relatores especiales, de 15 de julio de 2021, en que condenan la represión estatal y el uso de la fuerza en el marco de las protestas sociales pacíficas en Cuba y llaman al diálogo sobre las exigencias de los ciudadanos,

Vistas las directrices de la Unión sobre Defensores de los Derechos Humanos y sobre la libertad de expresión en internet y fuera de internet,

Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea[5], y en particular su artículo 12, sobre la libertad de reunión y de asociación,

Vista la denuncia, de 8 de septiembre de 2021, del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) dirigida al representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos, Eamon Gilmore, sobre la represión contra los manifestantes,

Vistos la Constitución y el Código Penal cubanos,

Visto el Decreto-Ley 35 sobre las telecomunicaciones, las tecnologías de la información y la comunicación y el uso del espectro radioeléctrico y la Resolución 105 de 2021 sobre el Reglamento relativo al modelo de actuación nacional para la respuesta a incidentes de ciberseguridad en la República de Cuba,

Vistos el artículo 144, apartado 5, y el artículo 132, apartado 4, de su Reglamento interno,

A. Considerando que, el 11 de julio de 2021, miles de cubanos tomaron las calles en más de cuarenta ciudades para protestar pacíficamente contra la escasez crónica de medicamentos y otros bienes esenciales, la mala gestión general de la pandemia de COVID-19 y las restricciones sistemáticas de los derechos humanos, en particular la libertad de expresión y de reunión, por parte de las autoridades cubanas; que estas han sido las protestas más multitudinarias en Cuba desde la manifestación del «Maleconazo», en 1994;

B. Considerando que las autoridades cubanas respondieron con extrema violencia y represión contra los manifestantes y defensores de los derechos humanos; que el presidente Díaz-Canel pidió expresamente a todos los partidarios del Gobierno, incluidas unidades de fuerzas especiales como los «boinas negras», una unidad de élite de las fuerzas armadas revolucionarias, que lucharan contra los manifestantes pacíficos, exacerbando así la violencia, lo que se saldó con cientos de civiles heridos y dio lugar a registros policiales, detenciones en los hogares de los manifestantes y violencia policial;

C. Considerando que las autoridades cubanas han adoptado nuevos métodos de represión, como la suspensión, la vigilancia, la censura y el control de los servicios de telecomunicaciones, en violación del Derecho internacional de derechos humanos, con el fin de controlar y encubrir las graves violaciones de los derechos humanos que estaban cometiendo; que las autoridades cubanas deben proteger y garantizar los derechos humanos, como la reunión pacífica y la libertad de expresión, sin que medie discriminación basada en opiniones políticas, y respetar las normas internacionales en materia de derechos humanos respetando los principios de legalidad, excepcionalidad, responsabilidad y necesidad;

D. Considerando que el Decreto-Ley 35 actualiza el marco jurídico cubano sobre los procedimientos y condiciones para obtener los permisos necesarios para el uso del espectro radioeléctrico nacional e impone obligaciones a los operadores de telecomunicaciones de suspender, supervisar, interceptar y controlar a los usuarios y transmitir su información a las autoridades cubanas; que el decreto está reconocido internacionalmente como ilegal; que la Resolución 105 dispone el Reglamento sobre incidentes de ciberseguridad de forma general, estableciendo un marco jurídico para el enjuiciamiento de personas por una amplia gama de acusaciones y permitiendo la imposición de sanciones, la incautación de teléfonos móviles y ordenadores, la realización de registros domiciliarios e incluso la posibilidad de que el Gobierno actúe como facilitador de la incoación de procedimientos penales por delitos mencionados actualmente en el Código Penal cuyas definiciones se reconocen internacionalmente como ilegales; que el Decreto-Ley 370, que también se promulgó tras la aprobación de la nueva Constitución de 2019, restringe la libertad de expresión en las redes sociales;

E. Considerando que el régimen bloqueó internet durante varios días para que los ciudadanos no pudieran denunciar públicamente los actos de represión y las violaciones de los derechos humanos que estaban padeciendo; que el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, calificó el intento de los Estados Unidos de restablecer la señal de internet en la isla de «agresión»;

F. Considerando que la CIDH y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos han condenado la represión del Estado cubano y el uso de la fuerza en respuesta a protestas pacíficas, han pedido asimismo la pronta puesta en libertad de todos los detenidos y han instado al Gobierno cubano a abordar las cuestiones sociales subyacentes mediante el diálogo;

G. Considerando que el OCDH ha informado de que, a 5 de septiembre de 2021, 1 306 personas, incluidos 27 menores, habían desaparecido o habían sido detenidas desde las protestas del 11 de julio de 2021; que otros informes de organizaciones no gubernamentales, como Prisoners Defenders, indican que más de 5 000 personas fueron detenidas durante ese período y se han vertido acusaciones de detenciones arbitrarias, detenciones incomunicadas, desapariciones forzadas, utilización de figuras penales como forma de criminalizar la participación en protestas, torturas y malos tratos, vigilancia y arrestos domiciliarios, y violencia contra los manifestantes; que el Comité de las Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada inició una acción urgente en Cuba en 187 casos en virtud del artículo 30 de la Convención sobre las desapariciones forzadas el 15 de julio de 2021 (acciones urgentes oficiales n.os 1200 a 1386/2021); que Cuba registra el sexto mayor número de acciones urgentes en materia de desapariciones forzadas que ha habido que incoar desde 2017 en todo el mundo, a pesar de que el Acuerdo actualmente está plenamente en vigor;

H. Considerando que entre los detenidos se encontraba un número significativo de activistas, periodistas y líderes de movimientos de la oposición política como José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba, cuyo paradero se desconoce hasta la fecha, así como profesores, estudiantes y artistas como Luis Manuel Otero Alcántara, del Movimiento San Isidro; que la policía confirmó la muerte de Diubis Laurencio Tejeda tras recibir un disparo por la espalda en La Habana mientras se manifestaba;

I. Considerando que los galardonados con el Premio Sájarov siguen sufriendo medidas represivas sistemáticas, como detenciones arbitrarias, allanamientos y asedios a sus domicilios, agresiones y multas arbitrarias, que han sido documentadas tanto por el OCDH como por el Centro Cubano de Derechos Humanos; que las Damas de Blanco han sufrido al menos 318 medidas represivas en los últimos tres meses: 60 en junio, 142 en julio y 116 en agosto; que el galardonado con el Premio Sájarov Guillermo Fariñas Hernández ha declarado que, en consonancia con la información mencionada proporcionada por las organizaciones de derechos humanos, también él ha sufrido una represión sistemática mensualmente durante años, que sus llamadas telefónicas son controladas y que cuando sale de su casa es detenido sistemáticamente a solo unos cientos de metros de distancia, así como que, solo en septiembre, lo han detenido arbitrariamente en tres ocasiones, la última vez el 8 de septiembre de 2021;

J. Considerando que a muchas personas se las ha sometido a juicios sumarios y han recibido condenas por diferentes tipos de delitos, como el atentado, los desórdenes públicos, el desacato, la instigación a delinquir y la propagación de epidemias, sin garantías mínimas de respeto de las garantías procesales; que varios de los detenidos se consideran presos de conciencia;

K. Considerando que también están presas más de 8 000 personas sin un delito atribuible y que otras 2 500 han sido condenadas a trabajos forzados por la misma causa, todas ellas acusadas de peligrosidad social predelictiva, acusación totalmente sustentada en su «conducta [observada] en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista» (artículos 72 a 84 del Código Penal cubano);

L. Considerando que el 5 de julio de 2017 el Parlamento dio su aprobación al Acuerdo a condición de la introducción de mejoras evidentes en Cuba en relación con los derechos humanos y la democracia; que el Parlamento ha condenado en repetidas ocasiones las violaciones de derechos humanos en Cuba haciendo hincapié en la infracción del artículo 1, apartado 5, el artículo 2, párrafo primero, letra c), y los artículos 5, 22 y 43 del Acuerdo; que no se han producido avances concretos en Cuba en lo que respecta a los principios y objetivos generales del Acuerdo relativos a la mejora de la situación de los derechos humanos y que, por lo contrario, el régimen cubano ha endurecido su represión y las violaciones de los derechos laborales y humanos, algo también visible en el aumento de presos políticos; que el Acuerdo ha fracasado en su objetivo básico de mejorar las libertades fundamentales en Cuba;

M. Considerando que el Estado cubano sigue violando sistemáticamente los derechos laborales y humanos de su personal sanitario destinado a trabajar en el extranjero en misiones médicas, lo que las hace equiparables a una forma contemporánea de esclavitud según las Naciones Unidas;

N. Considerando que, en su Resolución de 10 de junio de 2021, el Parlamento recuerda al Servicio Europeo de Acción Exterior que la participación de la sociedad civil en los diálogos políticos y en los proyectos de cooperación del Acuerdo es un elemento fundamental de este, y que debe ponerse remedio inmediatamente a la situación en la que la sociedad civil queda excluida del acceso a los fondos de cooperación y de la participación en el Acuerdo mientras que, en cambio, la participación y el acceso a dichos fondos están permitidos exclusivamente para las empresas en las que el Estado participa o que controla, como ha sido el caso desde la firma del Acuerdo;

O. Considerando que el Acuerdo incluye una denominada «cláusula de derechos humanos», que es un elemento tipo esencial de los acuerdos internacionales de la Unión, que permite suspenderlo en caso de vulneración de las disposiciones relativas a los derechos humanos;

P. Considerando que el OCDH ha solicitado de modo formal «la aplicación del nuevo régimen sancionatorio de la Unión Europea para aquellas personas naturales o instituciones estatales involucradas» en las graves violaciones de derechos humanos en Cuba;

1. Condena en los términos más enérgicos la violencia y represión extrema ejercida contra los manifestantes, defensores de los derechos humanos, periodistas independientes, artistas, disidentes y líderes políticos de la oposición por parte del Gobierno cubano a raíz de las protestas del 11 de julio de 2021; lamenta la pérdida de vidas humanas y da su más sentido pésame a las familias;

2. Pide a las autoridades cubanas que pongan fin a la represión y liberen a todos los presos políticos, presos de conciencia y personas detenidas arbitrariamente únicamente por ejercer de manera pacífica su libertad de expresión y reunión, así como que velen por el respeto de las garantías procesales; condena que la respuesta del Gobierno frente a estas manifestaciones incluya el despliegue de boinas negras y de grupos civiles en respuesta al llamamiento del presidente Miguel Díaz‑Canel a «defender la revolución»;

3. Lamenta que las autoridades cubanas hayan aprovechado la oleada de arrestos a raíz de las manifestaciones del 11 de julio de 2021 para criminalizar las legítimas y pacíficas demandas de democracia por parte de la ciudadanía, recuperar el control, volver a instaurar una cultura del miedo en el seno de la población y silenciar a algunos de los miembros de la oposición de mayor carisma del país;

4. Pide que se respeten los derechos humanos de los galardonados con el Premio Sájarov, que son constantemente víctimas de actos de represión, y condena la detención arbitraria durante más de dos meses de José Daniel Ferrer, separado de su familia y en paradero desconocido;

5. Hace hincapié en lo extremadamente necesario que es que las autoridades cubanas escuchen las demandas de derechos civiles y políticos, y de libertad y democracia, y les den respuesta, así como que entablen un diálogo nacional integrador en cuanto a un proceso de modernización y democratización del país, con vistas a adoptar todas las medidas necesarias para llevar a cabo las reformas económicas internas que tanta falta hacen, garantizando al mismo tiempo el respeto de los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales de la población y una respuesta eficaz a la pandemia de COVID‑19;

6. Expresa su profunda preocupación por las conclusiones del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas en lo que respecta a la privación arbitraria de la libertad en Cuba, en las que queda de manifiesto la existencia de un problema sistemático en cuanto a las detenciones arbitrarias, tal como se confirma en los informes del Grupo de Trabajo 12/2017, 55/2017, 64/2017, 59/2018, 66/2018, 63/2019 y 4/2020;

7. Denuncia el poco respeto por parte de las autoridades cubanas de los derechos humanos y las libertades consagrados en los convenios universales de derechos humanos, en particular las libertades de reunión, de prensa y de expresión, tanto en internet como fuera de internet, así como su represión de toda forma de expresión democrática y la falta de espacios para una participación política pluralista; pide a la Unión que condene en este sentido a las autoridades; lamenta el Decreto‑Ley 35 y la Resolución 105, adoptados hace poco, que ofrecen amplias vías legales para criminalizar a las personas que participan en protestas pacíficas legítimas mediante el control de los medios de telecomunicación, dando así paso a nuevos métodos de represión; pide a las autoridades cubanas que actualicen el marco jurídico de conformidad con el Derecho internacional y deroguen el Decreto‑Ley 35 y cualquier otra normativa que restrinja las libertades fundamentales de su ciudadanía;

8. Expresa su preocupación por la lamentable situación en materia de detención y la pertinaz falta de condiciones que permitan garantizar la independencia judicial; solicita que los detenidos puedan disfrutar de un juicio justo, que se les permitan evaluaciones médicas independientes, que reciban alimentos y agua en condiciones y cantidad aceptables, y que tengan permiso para hacer llamadas telefónicas y recibir periódicamente visitas de familiares, amigos, periodistas y diplomáticos; pide que haya investigaciones penales y administrativas eficaces tendentes a identificar, perseguir y castigar a los responsables de la tortura y los malos tratos;

9. Solicita a las autoridades cubanas que sigan las recomendaciones de la CIDH y de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el sentido de entablar un diálogo constructivo con una verdadera sociedad civil; pide a Cuba que brinde con carácter inmediato acceso al país al relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de opinión y de expresión, a la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos y a las organizaciones independientes de derechos humanos para que puedan comprobar cuál es la situación de los derechos humanos y seguir y observar los próximos juicios a los cientos de activistas y ciudadanos cubanos de a pie que siguen detenidos; solicita a la Unión que se presente como observador en los juicios de presos políticos encarcelados y los visite;

10. Lamenta que, a pesar del Acuerdo, la situación de la democracia no haya mejorado y el deterioro de la situación de los derechos humanos en Cuba no haya hecho más que agravarse; hace hincapié en que Cuba ha vulnerado sistemáticamente las disposiciones básicas del Acuerdo desde el momento de su entrada en vigor; lamenta sobremanera la falta de compromiso y voluntad por parte del régimen cubano en cuanto a esforzarse por lograr aunque sea un mínimo avance en lo que respecta al cambio o a las vías que podrían hacer posible una reforma del régimen;

11. Destaca que, contraviniendo el Acuerdo, se ha impedido por sistema a organizaciones cubanas y organizaciones independientes de la sociedad civil europea participar en los diálogos sobre derechos humanos entre Cuba y la Unión Europea, dentro del marco más amplio del diálogo sobre los derechos humanos del Acuerdo, como el que tuvo lugar el 26 de febrero de 2021; recuerda al respecto que en todo diálogo entre la Unión Europea y la sociedad civil cubana, así como en lo que respecta a las oportunidades de financiación, se deben incluir todas las organizaciones de la sociedad civil sin veto alguno;

12. Recuerda su firme apoyo a todos los defensores de los derechos humanos en Cuba y a su labor; pide a la Delegación de la Unión Europea y a las representaciones de los Estados miembros en el país que hagan verdadero énfasis en su apoyo a una verdadera sociedad civil independiente en sus relaciones con las autoridades cubanas, así como que empleen todos los instrumentos a su alcance para potenciar la labor de los defensores de los derechos humanos;

13. Considera que las últimas acciones represivas de las autoridades cubanas contra la ciudadanía no hacen más que sumarse a los constantes y sistemáticos actos dirigidos contra los presos de conciencia, los defensores de los derechos humanos, los disidentes, los activistas de la oposición y de la sociedad civil, los artistas y los periodistas, todo lo cual constituye más infracciones del Acuerdo;

14. Recuerda que el Acuerdo incluye una cláusula de derechos humanos, que es un elemento tipo esencial de los acuerdos internacionales de la Unión, que permite suspenderlo en caso de vulneración de las disposiciones relativas a los derechos humanos; solicita a la Unión Europea que active el artículo 85, apartado 3, letra b), al objeto de convocar con carácter inmediato una reunión del Comité Conjunto en vista de las infracciones del Acuerdo por parte del Gobierno cubano, lo que constituye un «caso de especial urgencia»;

15. Pide al Consejo que haga uso de lo dispuesto en la ley Magnitski de la Unión[6] y adopte sanciones lo antes posible contra los responsables de violaciones de los derechos humanos en Cuba;

16. Lamenta profundamente que las autoridades cubanas se nieguen a permitir la entrada en Cuba de las delegaciones del Parlamento Europeo a pesar de que el Parlamento diera su aprobación al Acuerdo; pide a las autoridades que permitan inmediatamente la entrada de las delegaciones en el país;

17. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Gobierno y a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a la Comisión, al representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos, a los Gobiernos y a los Parlamentos de los Estados miembros, a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y a los Gobiernos de los Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

[1] Textos Aprobados, P9_TA(2021)0292.

[2] DO C 232 de 16.6.2021, p. 17.

[3] DO C 334 de 19.9.2018, p. 235.

[4] DO L 337I de 13.12.2016, p. 3.

[5] DO C 326 de 26.10.2012, p. 391.

[6] Reglamento (UE) 2020/1998 del Consejo, de 7 de diciembre de 2020, relativo a medidas restrictivas contra violaciones y abusos graves de los derechos humanos (DO L 410 I de 7.12.2020, p. 1).

Martes, 5 de Octubre de 2021

Resolución del Parlamento Europeo sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba

La Capitanía General (comunista) de la siempre fiel Isla de Cuba, que gobierna al amparo de la famosa real orden de 28 de mayo de 1825 que estableció un régimen excepcional bajo la autoridad militar que considera a Cuba una plaza sitiada, recibe una bofetada más.

Resolución del Parlamento Europeo sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba

El Parlamento Europeo,

Vistas sus Resoluciones anteriores sobre Cuba, en particular las de 15 de noviembre de 2018, sobre la situación de los derechos humanos en Cuba[1], de 3 de diciembre de 2019, sobre Cuba, en particular el caso de José Daniel Ferrer[2], y de 5 de julio de 2017, sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración, en nombre de la Unión, del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por un lado, y la República de Cuba, por otro[3],

Visto el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y Cuba firmado en diciembre de 2016 y aplicado provisionalmente desde el 1 de noviembre de 2017[4],

Vista la audiencia sobre Cuba celebrada por la Delegación para las Relaciones con los Países de la América Central el 11 de diciembre de 2020,

Vista la videoconferencia informal de los miembros del Consejo Conjunto UE-Cuba celebrada el 20 de enero de 2021[5],

Visto el tercer diálogo formal sobre derechos humanos en el marco del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, celebrado el 26 de febrero de 2021[6],

Visto el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas relativo a Cuba, de mayo de 2018,

Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y otros tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos,

Vistas la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas y las recomendaciones generales del Comité sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas,

Vistos los informes de varias organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch, Human Rights Foundation y Prisoners Defenders, el capítulo IV.B sobre Cuba del informe anual 2020 de la CIDH, la Comunicación de 6 de noviembre de 2019 dirigida a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos por la relatora especial sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, y la relatora especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, en relación con las brigadas médicas cubanas, y las conclusiones del último examen periódico universal de Cuba, de 2018, sobre las brigadas médicas cubanas,

Vistos los informes del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, de mayo de 2020 a mayo de 2021, sobre las acciones represivas y las detenciones arbitrarias,

Vistas las audiencias públicas del 179.º período de sesiones de la CIDH,

Vistas las resoluciones de la CIDH 7/2021, 14/2021 y 24/2021,

Vista la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984, en la que Cuba es Estado parte,

Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la que Cuba es signataria,

Vistas las Directrices de la UE sobre Defensores de los Derechos Humanos,

Vistos la Constitución y el Código Penal cubanos,

Vistos la Resolución n.º 168 del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de la República de Cuba, de 29 de marzo de 2010, la Ley n.º 1312 de 12 de septiembre de 1976 (denominada «Ley de Migración») y sus Decretos 26, de 18 de diciembre de 2015, y 306, de 12 de octubre de 2012, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el informe anual 2020 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de abril de 2021,

Vistos los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratificados por Cuba,

Vista la definición de la expresión «organización de la sociedad civil» recogida en el Diario Oficial de la Unión Europea,

Visto el artículo 132, apartados 2 y 4, de su Reglamento interno,

A. Considerando que, mediante el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, firmado en 2016, ambas Partes confirmaron su respeto de los derechos humanos universales consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales pertinentes en materia de derechos humanos; que el 5 de julio de 2017 el Parlamento Europeo dio su aprobación al Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y Cuba;

B. Considerando que el Parlamento aprobó una Resolución en 2017 en la que reafirmaba su punto de vista sobre la democracia, los derechos humanos universales y las libertades fundamentales, como la libertad de expresión, de reunión y de asociación política y la libertad de información en todas sus formas;

C. Considerando que los derechos humanos, la libertad, la dignidad y el bienestar de las personas se expresan y defienden mejor en una democracia, que implica, entre otras cosas, la alternancia en el poder, la celebración de elecciones libres y justas, y el respeto del pluralismo político; que el artículo 5 de la Constitución cubana recientemente aprobada subraya que el Partido Comunista de Cuba es la fuerza política dirigente superior del Estado, reforzada por los artículos 4 y 229, que subrayan el socialismo como un sistema irrevocable; que la nueva Constitución de 2019 no solo ha servido para proteger el sistema y congelar cualquier proceso de reforma de las libertades y los derechos, sino también para ampliar su limitación; que el régimen restringe seriamente para las personas con diferentes convicciones políticas la participación en la vida política pública y el ejercicio de funciones políticas; que persiste la ausencia de condiciones que garanticen la independencia judicial, especialmente en relación con los casos de activistas y disidentes;

D. Considerando que el Decreto 349 restringe la libertad de expresión de los artistas al exigir una autorización previa para la celebración de espectáculos y exposiciones públicos y privados; que el Decreto 370 sobre contenidos en línea establece un marco ambiguo que permite la persecución de activistas y periodistas independientes, especialmente en el contexto de la pandemia de COVID-19; que el Código Penal cubano incluye disposiciones como el «estado peligroso» y «medidas de seguridad predelictivas» en virtud de las cuales más de 8 000 personas se encuentran detenidas en prisión sin ningún delito imputable y otras 2 500 han sido condenadas a trabajos forzados;

E. Considerando que, desde la entrada en vigor del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación hace casi cuatro años, no se han registrado avances concretos en Cuba en relación con los principios y objetivos generales que persigue el Acuerdo en materia de mejora de la situación de los derechos humanos, las libertades fundamentales y las condiciones económicas y sociales de los ciudadanos cubanos; que, por el contrario, el régimen cubano ha intensificado su represión y las violaciones de los derechos humanos y la situación ha seguido deteriorándose para toda la sociedad cubana, lo que ha provocado una nueva ola de resistencia y manifestaciones pacíficas de importantes sectores que las autoridades cubanas, que las estructuras represivas del régimen han reprimido y aplastado brutalmente;

F. Considerando que, en su dictamen 50/2020, distribuido el 14 de octubre de 2020, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas advierte de que la violación sistémica de los derechos humanos es una práctica habitual de las autoridades cubanas; que se han registrado 199 casos de prisioneros políticos en Cuba, además de 65 nuevos casos de encarcelamiento político, en los últimos doce meses, hasta el 1 de junio de 2021; que en abril se ha registrado el mayor grado de represión desde el inicio de 2021 toda vez que el Observatorio Cubano de Derechos Humanos ha documentado más de 1 018 acciones represivas contra defensores de los derechos humanos y periodistas independientes, de las cuales 206 fueron detenciones arbitrarias y 13 incluyeron actos de violencia grave; que, según la organización Prisoners Defenders, en Cuba hay actualmente 150 presos políticos;

G. Considerando que, a la luz del análisis realizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de 11 de febrero de 2021, se adoptaron medidas cautelares en favor de veinte miembros identificados del Movimiento San Isidro y que está suficientemente demostrado que los derechos a la vida y a la integridad personal de estas personas corren un grave riesgo; que las autoridades cubanas irrumpieron ilegalmente en la residencia de Luis Manuel Otero Alcántara. artista independiente y coordinador del Movimiento San Isidro, que fue detenido arbitrariamente durante varias horas sin cargos; que Denis Solís González, miembro del Movimiento San Isidro, está encarcelado arbitrariamente, acusado de desprecio, y Luis Robles Elizástegui se encuentra en prisión solo por sostener un cartel con el que pedía pacíficamente la liberación de Denis Solís González; que Maykel Castillo Pérez, miembro del Movimiento San Isidro y coautor de la canción «Patria y Vida», está encarcelado de forma arbitraria y el Comité contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas lo calificó como desaparecido tras catorce días;

H. Considerando que, contrariamente a lo solicitado por el Parlamento, la Unión no ha visitado en prisión a presos políticos ni realizado observación alguna sobre juicios contra opositores, disidentes, activistas de los derechos humanos o miembros de la sociedad civil independiente; que organizaciones internacionales de derechos humanos como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y Prisoners Defenders, y muchos otros observadores independientes de la situación de los derechos humanos, incluidos los relatores especiales de las Naciones Unidas, no están autorizados a entrar en Cuba pese a llevar años insistiendo en la necesidad de visitar la isla;

I. Considerando que la Resolución n.º 168 de 2010 del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba impone a todos los empleados civiles en el extranjero que trabajan para el Estado o para empresas estatales, incluido el personal médico, deberes y obligaciones injustificados que violan la dignidad humana y los derechos humanos más básicos y fundamentales; que el Código Penal cubano castiga con sanciones de ocho años de prisión a todos los funcionarios que no terminan las misiones médicas o que deciden no volver a Cuba; que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha considerado estas misiones médicas como una forma moderna de esclavitud y que la comunicación de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las misiones médicas cubanas (CUB6/2019) puso de relieve las condiciones de trabajo precarias e inhumanas del personal médico, acusaciones respaldadas por Human Rights Watch y 622 testimonios;

J. Considerando que Cuba ha ratificado los ocho convenios fundamentales de la OIT; que Cuba incumple los convenios 29 y 105 de la OIT sobre el trabajo forzoso;

K. Considerando que el Parlamento ha concedido en tres ocasiones su Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a activistas cubanos, a saber, Oswaldo Payá en 2002, las Damas de Blanco (Berta Soler) en 2005 y Guillermo Fariñas en 2010; que las autoridades cubanas han impedido sistemáticamente que los galardonados con el Premio Sájarov y sus familiares abandonen el país y participen en acontecimientos internacionales, incluidos los organizados por el Parlamento Europeo, pese a las numerosas invitaciones, siendo la ocasión más reciente el 11 de diciembre de 2020; que sus tácticas han incluido el acoso, la intimidación y la detención arbitraria de Berta Soler y Reinaldo Escobar, así como restringir la conexión a internet de los demás participantes; que la presidenta de la Delegación para las Relaciones con los Países de la América Central, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores y un vicepresidente del Parlamento firmaron una declaración conjunta en la que denunciaban el acoso a los activistas; que generan preocupación su defensa y apoyo por parte de la Delegación de la Unión en La Habana; que ni el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) ni la Delegación de la Unión en Cuba han hecho una declaración en su defensa ni han mostrado ningún tipo de apoyo público o privado;

L. Considerando que el actual embajador de la Unión en La Habana firmó una carta dirigida al presidente de los Estados Unidos en la que solicitaba, entre otras cosas, el levantamiento del embargo estadounidense a la isla, así como la no injerencia en los asuntos cubanos; que este hecho constituye un rebasamiento claro de las funciones diplomáticas del embajador y muestra el papel altamente politizado que desempeña la Embajada de la Unión en La Habana; que el actual embajador de la UE en La Habana ha declarado públicamente que Cuba no es una dictadura;

M. Considerando que el Gobierno cubano rechazó la participación de organizaciones independientes de la sociedad civil en los Seminarios de la Sociedad Civil UE-Cuba, que tuvieron lugar antes del tercer diálogo formal sobre derechos humanos; que, el 26 de febrero de 2021, la Unión y Cuba celebraron su tercer diálogo formal sobre derechos humanos en el marco del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación; que ambas partes debatieron la cuestión de la libertad de reunión pacífica y de asociación; que la Unión recordó la necesidad de respetar las obligaciones derivadas del Derecho internacional en materia de derechos humanos; que el diálogo tiene por objeto producir resultados tangibles y no puede considerarse un objetivo en sí mismo; que todo diálogo político debe incluir una participación directa intensiva de la sociedad civil independiente y todos los actores políticos de la oposición sin restricciones, como se subraya en el artículo 36 del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación;

N. Considerando que el Parlamento ha invitado en varias ocasiones a los representantes diplomáticos del Gobierno cubano a audiencias y actividades relacionadas con Cuba; que estas invitaciones no solo se declinaron sino que también se respondió a ellas en forma de cartas con insultos y acusaciones infundadas contra el Parlamento y sus diputados; que, muy probablemente, el Parlamento es la única institución de la Unión a la que no se ha concedido permiso para visitar el país tras la entrada en vigor provisional del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, una actitud que contradice claramente el elemento esencial en el que debe basarse un acuerdo de diálogo político;

O. Considerando que dicho Acuerdo incluye una denominada «cláusula de derechos humanos», que es un elemento tipo esencial de los acuerdos internacionales de la Unión que permite suspenderlo en caso de vulneración de las disposiciones relativas a los derechos humanos;

1. Condena enérgicamente la existencia de presos políticos, la persecución política persistente y permanente, los actos de acoso y las detenciones arbitrarias de disidentes en Cuba; condena, asimismo, los ataques que se registran en la actualidad contra artistas del Movimiento San Isidro, disidentes pacíficos, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición política; pide que cesen de inmediato estas acciones e insta a las autoridades cubanas a que pongan en libertad a todos los presos políticos y a las personas detenidas de manera arbitraria exclusivamente por ejercer su libertad de expresión y de reunión; condena enérgicamente la detención arbitraria de Aymara Nieto Muñoz, Mitzael Díaz Paseiro, Iván Amaro Hidalgo, Edilberto Ronal Arzuaga Alcalá, Yandier García Labrada, Denis Solís González, Luis Robles Elizástegui y de 77 prisioneros de conciencia; expresa su solidaridad con los miembros del Movimiento San Isidro y todos los activistas y defensores de los derechos humanos en el marco de sus esfuerzos por promover la libertad de expresión en Cuba;

2. Pide que se ofrezcan mayores garantías respecto al derecho a un juicio justo y a la independencia del poder judicial y que se garantice que las personas privadas de libertad tengan acceso a un abogado independiente; lamenta los 1 941 actos de represión que tuvieron lugar en abril (1 018) y mayo de 2021 (923); pide que las personas detenidas tengan derecho a una evaluación médica independiente, acceso a la comunicación telefónica y visitas periódicas de familiares, amigos, periodistas y diplomáticos;

3. Lamenta profundamente la falta de compromiso y voluntad del régimen cubano por realizar avances, aunque sean mínimos, hacia un cambio o por abrir canales que permitan encontrar vías para reformar el régimen, lo que mejoraría la participación social y política, además de las condiciones de vida de los ciudadanos; lamenta que, a pesar de la entrada en vigor del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación hace casi cuatro años, la situación en materia de derechos humanos y democracia no haya mejorado y que no haya generado ningún resultado positivo sustancial y tangible para el pueblo cubano; pide que se cumplan las obligaciones vinculantes establecidas en este acuerdo y que se adopten criterios de referencia claros a este respecto;

4. Reconoce el derecho del pueblo cubano a exigir la democratización de su país a través de un diálogo con la sociedad civil y la oposición política con el fin de elaborar una hoja de ruta hacia unas elecciones democráticas multipartidistas;

5. Pide que el Gobierno cubano aplique reformas jurídicas para garantizar las libertades de prensa, asociación y manifestación, y ponga en marcha las reformas políticas que permitan unas elecciones libres, justas y democráticas que tengan en cuenta la voluntad soberana y libremente expresada del pueblo cubano; insta al Gobierno cubano a que ajuste su política en materia de derechos humanos a las normas internacionales definidas en las cartas, declaraciones e instrumentos internacionales de los que Cuba es signataria y que permita a la sociedad civil y a la oposición política participar activamente y sin restricciones en la vida política y social; pide al Gobierno cubano que reconozca el periodismo independiente como una práctica legítima y respete los derechos de los periodistas independientes en Cuba;

6. Pide la derogación inmediata de los Decretos 349 y 370, así como de otras leyes cubanas que violan la libertad de expresión;

7. Pide al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que reconozca la existencia de una oposición política al Gobierno cubano y que, en consecuencia, la incluya en los diálogos institucionalizados, formales, abiertos y públicos entre la Unión y Cuba, respetando los pilares del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación;

8. Lamenta que el SEAE y la Delegación de la Unión en La Habana excluyeran a la oposición democrática cubana y a las organizaciones de la sociedad civil independientes tanto europeas como cubanas de los diálogos políticos debido a la falta de respaldo por parte de las autoridades cubanas; subraya que esta decisión es contraria al Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación y que ambas partes tienen la obligación de cumplir plenamente el Acuerdo; pide al VP/AR y al SEAE que se nieguen a participar en futuros diálogos políticos y sobre derechos humanos con Cuba a menos que la sociedad civil esté representada adecuadamente;

9. Recuerda al SEAE que la participación de la sociedad civil en los diálogos políticos y en los proyectos de cooperación del Acuerdo es un elemento fundamental del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, y que debe ponerse remedio inmediatamente a la situación en la que la sociedad civil queda excluida del acceso a los fondos de cooperación y de la participación en el Acuerdo mientras que, en cambio, la participación y el acceso a dichos fondos están permitidos exclusivamente para las empresas en las que el Estado participa o que controla, como ha sido el caso desde la firma del Acuerdo;

10. Condena las violaciones sistémicas de los derechos humanos y laborales cometidas por el Estado cubano contra su personal sanitario enviado a prestar servicios en el extranjero en misiones médicas, que vulneran los convenios fundamentales de la OIT ratificados por Cuba; insta a Cuba a que aplique y cumpla efectivamente la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los Convenios 29 y 105 de la OIT, respectivamente; pide al Gobierno cubano que garantice el derecho de los cubanos, incluidos los médicos desplegados en misiones médicas en el extranjero, a salir de su país y regresar a él, de conformidad con las normas internacionales en materia de derechos humanos; pide al Gobierno cubano que ratifique el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y que garantice los derechos a la libertad de asociación, incluido el registro de organizaciones, y a la negociación colectiva, en consonancia con las normas de la OIT;

11. Pide al SEAE que insista en que las autoridades cubanas cumplan las obligaciones vinculantes establecidas en el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión y Cuba, en particular en lo que se refiere al respeto de los derechos humanos básicos y las libertades fundamentales, como se subraya en el artículo 1, apartado 5, el artículo 2, letra c), el artículo 5, el artículo 22 y el artículo 43, apartado 2, del Acuerdo; insiste, por ello, en que la Unión supervise y haga un seguimiento estrecho del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba a la hora de aplicar el Acuerdo e informe periódicamente al Parlamento al respecto;

12. Considera que el encarcelamiento de Denis Solís González, Luis Robles Elizástegui, Maykel Castillo Pérez («Osorbo»), miembro del Movimiento San Isidro y coautor de la canción «Patria y Vida», encarcelado de forma arbitraria y calificado como desaparecido por el Comité contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas tras 14 días, y de más de 120 presos políticos y de conciencia, así como todas las acciones arbitrarias y represivas registradas en abril y junio de 2021, constituyen un caso de especial urgencia, tal como se define en el artículo 85, apartado 3, letra b), del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación; pide a la UE que convoque una reunión urgente a este respecto;

13. Lamenta profundamente que las autoridades cubanas se nieguen a permitir la entrada en Cuba de las delegaciones del Parlamento Europeo; pide a las autoridades que permitan la entrada en el país tan pronto como lo posibiliten las condiciones sanitarias; pide a todos los representantes de los Estados miembros que aborden las violaciones de los derechos humanos en el país durante sus visitas a las autoridades cubanas y que se reúnan con los galardonados con el Premio Sájarov a fin de garantizar la aplicación coherente, a escala interna y externa, de la política de la Unión en materia de derechos humanos;

14. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Gobierno y a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a la Comisión, al representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros y a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

[1] DO C 363 de 28.10.2020, p. 70.

[2] Textos Aprobados, P9_TA(2019)0073.

[3] DO C 334 de 19.9.2018, p. 99.

[4] DO L 337 de 13.12.2016, p. 3.

Jueves, 16 de Septiembre de 2021

Primeros poemas a la bandera

Monumento a la Bandera
Monumento a la Bandera Nacional de la República de Cuba en la Ciudad Bandera —Cárdenas.

Los primeros poemas dedicados a la bandera de Narciso López —la de la estrella solitaria— a la postre, Bandera Nacional de la República de Cuba.

Miguel Teurbe Tolón

Primera composición poética —soneto.
Miguel Teurbe Tolón
1850

Galano pabellón

Galano pabellón, emblema santo
de Gloria y Libertad, enseña y guía
que de Cuba en los campos algún día
saludado serás con libre canto.
Bajo tus pliegues cual sagrado manto,
la muerte sin temor te desafía;
de tu estrella al fulgor la tiranía,
huye y se esconde a su cobarde espanto.
Y tú, noble adalid, canto de guerra,
de Patria y Libertad, alza valiente,
clavando este estandarte en nuestra tierra,
que luzca siempre y que por siempre vibre,
la espada que en tu mano es rayo ardiente,
y en el mundo se oirá: ¡Ya Cuba es libre!

Cecilia Porras Pita

El primer poema —décima— escrito en suelo cubano el 19 de mayo de 1850 durante la toma de Cárdenas por los expedicionarios de Narciso López.
Cecilia Porras Pita

La bandera cubana

En lienzo blanco y lustroso
con listas color de cielo
veo un triángulo modelo
de rojo color precioso.
Es el pabellón glorioso
causa de tanta querella
es nuestra bandera bella
que nos viene a saludar
y a la patria iluminar.

Domingo, 12 de Septiembre de 2021

Mi bandera

El Morro y la bandera

Mi bandera

Al volver de distante ribera,
con el alma enlutada y sombría,
afanoso busqué mi bandera
¡y otra he visto, además de la mía!

¿Dónde está mi bandera cubana,
la bandera más bella que existe?
¡Desde el buque la vi esta mañana,
y no he visto una cosa más triste... !

Con la fe de las almas austeras,
hoy sostengo con honda energía,
que no deben flotar dos banderas
donde basta con una: ¡la mía!

En los campos que hoy son un osario
vio a los bravos batiéndose juntos,
y ella ha sido el honroso sudario
de los pobres guerreros difuntos.

Orgullosa lució en la pelea,
sin pueril y romántico alarde;
¡al cubano que en ella no crea
se le debe azotar por cobarde!

En el fondo de oscuras prisiones
no escuchó ni la queja más leve,
y sus huellas en otras regiones
son letreros de luz en la nieve...

¿No la veis? Mi bandera es aquella
que no ha sido jamás mercenaria,
y en la cual resplandece una estrella,
con más luz, cuando más solitaria.

Del destierro en el alma la traje
entre tantos recuerdos dispersos,
y he sabido rendirle homenaje
al hacerla flotar en mis versos.

Aunque lánguida y triste tremola,
mi ambición es que el Sol, con su lumbre,
la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!,
en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos
llega a ser mi bandera algún día...
¡nuestros muertos, alzando los brazos,
la sabrán defender todavía!

Bonifacio Byrne
1899

Mucho se ha escrito e interpretado estos versos de Mi andera¡y otra he visto, además de la mía!—, —¡Desde el buque la vi esta mañana—, para remarcar el patriotismo de Byrne. Se da por sentado que se refiere a las banderas de USA y la de la estrella solitaria, izadas en el Morro de La Habana cuando regresaba a Cuba desde USA en el vapor Mascotte el 4 de enero de 1899. El traspaso de la soberanía de la Isla de Cuba de España a USA se efectuó el 1 de enero de 1899, entonces se arrió la bandera de España y se izó la de USA.

Pero hay un detalle muy importante. Durante la ocupación de USA desde el 1 de enero de 1899 al 20 de mayo de 1902, las banderas de USA y Cuba nunca ondearon juntas. Mucho menos la cubana sola.

En su obra Banderas oficiales y revolucionarias de Cuba,1950, el Historiador de la Ciudad de La Habana (1935-1964), Emilio Roig de Leuchsenring señala:

9. La de la estrella solitaria de Narciso López y de la Revolución libertadora.

Aquí debemos hacer un paréntesis antes de seguir adelante en nuestro breve recuento de los prolegómenos del 20 de mayo de 1902, en lo que se refiere al momento en que se iza la bandera de la estrella solitaria en el Palacio de la Plaza de Armas y en El Morro de La Habana.

Ella ondeó anteriormente a aquella fecha, en nuestra Capital, como representativa del Estado cubano, antes que éste quedase oficialmente constituido.

En efecto, el día 5 de noviembre de 1900, a las dos de la tarde, hora señalada para iniciar sus sesiones en el teatro de Irijoa, la Asamblea Constituyente que debía redactar y votar la Constitución de la nueva República, fue izada en dicho edificio la bandera cubana. Así quedó registrado en el primer número del Diario de Sesiones de la Convención, en que aparece la versión taquigráfica de esa sesión inaugural: "Momentos antes de la apertura, en presencia de los señores delegados y del pueblo y a los acordes del Himno Nacional, izase sobre el edificio de la Convención la bandera cubana".

Y el 10 de mayo de 1902, esa misma bandera, ondeó por vez primera en El Morro de La Habana. Rafael Martínez Ortiz, en su libro "Cuba: los primeros años de independencia", da de este hecho la siguiente versión: "El general Wood, como deferencia (a Estrada Palma), había dispuesto se izara desde que se aviste el barco en el cual venía el Presidente hasta que fondeara en el puerto. La bandera era de la propiedad del General; la misma que había ondeado sobre la Convención Constituyente y sobre el Congreso cubano; la misma que debía izarse sobre el Palacio el día de la entrega del Gobierno; Mr. Wood deseaba guardarla como reliquia histórica de su mando en Cuba".

Luego entonces, de ¿dónde sacó Bonifacio Byrne "¡y otra he visto, además de la mía!"?

Los poetas utilizan muchas piruetas poéticas, a las que no se les puede dar fe de reales e incomprensibles como en
...
y sus huellas en otras regiones
son letreros de luz en la nieve...

Miércoles, 1 de Septiembre de 2021

CLXX aniversario de la ejecución de Narciso López

Ejecución de Narciso López

Después de ser traicionado, capturado y entregado al ejército colonial español por su compadre el 28 de agosto de 1851, Narciso López fue ejecutado el 1 de septiembre de 1851, en la explanada del Castillo de San Salvador de La Punta en La Habana, por garrote vil.

Como resume Herminio Portell Vilá en [3]

"El cuadro de los últimos momentos de López se reconstruye como sigue, según el consenso general de las versiones conocidas: Al llegar ante el tablado fatal, ante la hopa asquerosa que le presentaba el verdugo, titubeó y luego la aceptó a indicaciones del P. Polo, después de lo cual subió a la plataforma y se dirigió al pueblo con la defensa que hacía de su conducta y de sus propósitos, que buscaban la independencia de Cuba. Fué entonces cuando el verdugo trató de empujarlo hacia el garrote; pero fué el verdugo el que salió despedido por una violenta sacudida con que López se desprendió de él, al mismo tiempo que decía: "¡Espere, señorl". Después de lo cual vino la frase profética sobre los destinos de Cuba —Mi muerte no cambiará los destinos de Cuba— y la declaración de su cariño por la tierra que consideraba suya y por la cual daba su vida, así como del recuerdo que dedicaba a sus amigos. Los oficiales españoles intentaron apagar la voz que se alzaba sobre el cadalso convertido en tribuna de la independencia de Cuba y ordenaron el redoble de los tambores; pero ni así lograron impedir acallar la voz que pagaba con su vida el derecho de hablar de Cuba Libre.

Lo que sucedió después fué cosa rápida. López fué por sí mismo al banquillo del garrote, dejó que le amarrasen y que le colocasen al cuello el corbatín mortal, y en unos pocos minutos había pasado de la condición de héroe a la de mártir por la independencia de Cuba."


Y continúa:

"Y el teniente coronel William Scott Haynes, a vuelta de llamar cobarde y mentiroso al teniente Van Vechten por sus calumnias contra López y Sigur, ya dió en el clavo cuando señaló como una de las causas fundamentales del fracaso de la expedición de la Vuelta Abajo la conclusión a la que había llegado sobre que la suerte de Cuba se la discutían tres partidos: el de los partidarios de la independencia, con López, el de los que preferían la anexión, que eran los hacendados y esclavistas, y el de los españoles. A López lo habían dejado los que temían a la independencia y de ese modo había fracasado el formidable esfuerzo libertador que los anexionistas miraban con recelo y contra el cual habían combatido los españoles.

No hay más que seguir el curso de los acontecimientos políticos de Cuba desde septiembre de 1851, cuando López pereció en el cadalso tras haber sido el único que había sacudido hasta sus cimientos al coloniaje, hasta el 10 de octubre, cuando Carlos Manuel de Céspedes hizo el otro reto efectivo a la dominación española en Cuba, para comprender por qué fué que España puso tanto empeño en destruir a López y hasta obliterar el recuerdo de su heroísmo y de sus hazañas, y por qué los anexionistas se esforzaron por infamar su memoria, discutirle su gloria y presentarlo como un guerrero sin ideales y sin capacidad. En todos esos diez y siete años no hubo más que flojas intentonas y conspiraciones platónicas. Con López, de 1848 a 1851, había habido lucha, una lucha que pudo haber resultado triunfante sin la irresolución y los egoísmos de quienes no supieron o no quisieron cooperar lealmente con él."

En el círculo rojo debió estar el cadalso donde fue ejecutado Narciso López. En él también se ve el lugar donde fueron fusilados los ocho estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871, veinte años después de la ejecución de Narciso López. En ese lugar fueron ejecutados muchos separatistas e independentistas de Cuba.

Ubicación del cadalso en la ejecución de Narciso López
Ejecución de Narciso López

Ironía de la Historia. Cincuenta años y nueve meses después de la ejecución de Narciso López, su bandera —la de la estrella solitaria—, fue izada en el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro y, desde entonces, mira con ternura el lugar donde el absolutismo español lo convierte en martir.

Éste es el prólogo al primer tomo de "Narciso López y su época" de Herminio Portell Vilá [1]

PROLOGO

FIGURA discutidísima de la historia de América y aun de la de España, de singular colorido y fuerte relieve, Narciso López, con su accidentada existencia, sus hazañas y sus contradicciones, ha apasionado a no pocos historiadores españoles, hispanoamericanos, norteamericanos y franceses.

Hijo de su época, para tener asegurado el juicio glorificador de la posteridad solamente le faltó una cualidad: la del vencedor. Narciso López, triunfante en sus proyectos revolucionarios, sería una extraordinaria figura continental. La república libre e independiente, que era el secreto designio suyo hasta en los momentos en que aparentemente más podía considerársele anexionista habría hecho del valiente y desdichado soldado que enseñó a los cubanos a batirse con las tropas españolas, uno de los epónimos de la independencia de América.

No lo quiso así su aciago destino, pero analizada su conducta con frío desapasionamiento, el juicio sereno e imparcial ha de reconocer en él un militar de fortuna, esclavo primero de su temperamento y de sus impulsos, y emancipado después de tan viciosas cadenas para hacer vida ejemplar de caudillo de una noble causa a la cual consagró sus energías, sus afectos, su porvenir y su propia existencia.

Su lugar está entre los héroes de nuestras luchas por la independencia. A través de las páginas que en nuestra obra le dedicamos, aparece Narciso López defensor de los derechos de Cuba, hollados por las Cortes españolas después de la revolución de La Granja; iniciador de una protesta frustrada contra esa injusticia política; resuelto conspirador; militar sospechoso de desafección a España y de simpatía por el ideal independiente cubano, y, por último, cabeza principal de movimientos revolucionarios y de expediciones armadas dirigidas a lograr el cese de la soberanía española sobre Cuba.

Vivió él y desenvolvió sus actividades políticas en uno de los períodos más interesantes de nuestra historia colonial. Por sus antecedentes, por su carácter, por sus cualidades y por sus sentimientos, se relacionó estrechamente con los hombres más eminentes de la sociedad cubana de aquel tiempo, y trató muy de cerca a personajes significados de su país de nacimiento y de España. Hechos históricos de trascendencia, ocurridos en Venezuela, en la Península y en Cuba, tuvieron en él un protagonista a veces principalísimo y siempre importante. De un modo especial, en cuanto a Cuba, su labor revolucionaria, su actuación en pro de los ideales separatistas, fué la más peligrosa para la continuación del régimen colonial. Ninguna de las conspiraciones hasta entonces fraguadas, ninguna de las tentativas hechas para sacudir la dominación española llegó a tener los caracteres de formal empresa libertadora que las iniciadas por Narciso López; y en ellas, además, intervinieron las causas más complejas: factores económicos, choque de ambiciones de expansión territorial, razones de orden sentimental, y problemas sociales y políticos, todo un complejo de motivos que añaden interés y suman importancia a los empeños acometidos por Narciso López a mediados de la pasada centuria, que llegaron a preocupar a las cancillerías europeas y americanas, y amenazaron con producir conflictos armados de carácter internacional.

De ahí la explicación del título de esta obra. Narciso López vivió una época romántica—su época—en la que fué figura principal y destacada. No fué el más valiente, que los hubo tanto como él, de nuestras luchas por la independencia; no fué un forjador de conciencias cívicas ni un creador de ciudadanos; no fué siempre un revolucionario de vida apostólica, pero supo ser un verdadero caudillo a la hora precisa, y los años que consagró a la consecución de su ideal, son de una perfecta ejemplaridad, de una abnegación sin límites, de una temeraria resolución combativa y de una fe inquebrantable en la dignidad de los cubanos.

Este último sentimiento llenó completamente su corazón, superior a todo otro, y el guerrero denodado y valeroso esperó, aguardó siempre la reacción cívica de los cubanos, la ayuda en que confió en vano hasta su postrero momento, y que no se produjo ni en el instante de su suplicio, cuando el trágico garrote cortó el hilo de su existencia mortal sin que él desesperase de los destinos de Cuba, con aquel valor estoico, admirable, que impresionó al gran Antonio Maceo hasta el punto de hacer, en homenaje al bravo adalid venezolano y con ocasión de su visita a Cárdenas en los años que antecedieron al Grito de Baire, la misma ruta que Narciso López había seguido desde el muelle de don Lucas Muro hasta el punto en que fué fijada la bandera de Cuba el memorable día 19 de mayo de 1850, después de la toma de la ciudad por la expedición llegada a bordo del Creole.

Ni Cuba ni los cubanos han sido justos con Narciso López, quien en otro orden de cosas merece con especialidad la reivindicación histórica de haber pensado en la solución republicana con preferencia a la anexión, y de haber transigido con esta última únicamente en casos extremos, muy raros, de decaimiento ante la adversidad de circunstancias transitorias, que duraron instantes. El secreto de sus actividades revolucionarias, y ésta es una de las (ilegible) que se sostendrán en el curso de la presente obra, fué el de aprovechar la ayuda de los norteamericanos mercenarios con ambiguas promesas, pero procurar por todos los medios el establecimiento de la república cubana, libre e independiente.

Contra la legitimidad de los verdaderos propósitos de Narciso López, que eran republicanos y no anexionistas, se han alzado voces condenatorias, casi siempre injustas. Entre las últimas de este carácter se cuenta la del presidente de una corporación cubana que en solemne ocasión ha llegado a afirmar que López no fué "...un precursor de la independencia..." y que "...sus aventuras expedicionarias fueron anexionistas, fomentadas, auxiliadas y alentadas por los esclavistas norteamericanos del sur..." Es curioso que en el mismo párrafo en que se hace tal inculpación, se afirme que Teurbe Tolón, Santacilia, Goicouría y Zenea no eran partidarios de la substitución de la bandera española por la norteamericana, pero aun lo es más el que aquella afirmación y esta declaración no se expongan con el más mínimo fundamento, y que para ellas no se aduzcan pruebas ni datos de los que el propio crítico, a renglón seguido, dice que son necesarios para juzgar con conocimiento de causa en cuestiones históricas.

Tales han sido los jueces que Narciso López ha tenido, y es por ellos que la realidad de las intensiones del infortunado caudillo ha estado siempre sometida al influjo de apreciaciones sin base, fruto y compendio de las que impremeditadamente se han venido acumulando por copiar no pocas veces ¡triste es decirlo!, los juicios de los historiadores más apasionados, formulados en la pasada centuria. Los cubanos que tal han hecho han cuidado de no generalizar sus opiniones acerca de los separatistas del 50, y condenando severamente al caudillo de las expediciones por los propósitos anexionistas que se le atribuyen, han procurado que este sambenito no fuese colgado a los cubanos que más sinceramente, y por estimarla entonces una solución patriótica, abogaron por la anexión de Cuba a los Estados Unidos.

Y así no se hace historia, sino que se la falsea con un patriotismo enfermizo que la adultera y desnaturaliza. Así, también, en ocaciones, se levantan ídolos de barro en extremo numerosos, pero en materia deleznable al fin, y que no son los que deben encarnar los ideales cívicos de un pueblo.

Ha sido tan enorme el cúmulo de patrañas y de errores amontonados en toro a Narciso López y sus empresas, que cada día ha ido resultando más difícil separar la broza histórica, de una parte, y, los hechos fundamentales y verdaderamente relevantes, de otra. A ese fin, esencialísimo tiende esta obra, en que aspiramos a presentar a Narciso López tal cual fué, valentísimo, denodado, simpático, generoso, entusiasta por una noble causa y capaz de llevarla a cabo con celo apostólico, pero al mismo tiempo, sin ocultar sus defectos, que los tuvo, aunque entre ellos no se contó el de la inconsecuencia con el ideal independiente cubano, ni el de la carencia de fe en Cuba o en los cubanos.

La seducción del presente tema histórico nos impresionó hace unos ocho años, cuando con ocasión de los Juegos Florales de Cárdenas presentamos el trabajo que resultó premiado acerca de un hecho histórico ocurrido en la ciudad, cuyo asunto encontramos en el desembarco de Narciso López. Aquella monografía, que aclaraba y refutaba no pocas equivocaciones tenidas como artículos de fe y que por un momento nos pareció digna de ser publicada, no lo fué nunca, porque, con acertado juicio, comprendimos a tiempo que allí se consignaban verdades hasta entonces ignoradas acerca de la expedición de Cárdenas, pero que no estaba la verdad total, cuya búsqueda emprendimos.

Nuestra aspiración radica en que esta obra bastase a conseguirla. Aparte de 1as investigaciones y copias hechas en la Biblioteca de la Sociedad Económica de Amigos del País, en el Archivo Nacional y en la Biblioteca Nacional, fuera de Cuba hemos encontrado ayudantes meritísimos en el más amable de nuestros eruditos, el doctor José María Chacón y Calvo, de la Embajada de Cuba en Madrid; en el insigne polígrafo cubano y amigo estimadísimo, doctor Fernando Ortiz; en la culta dama norteamericana señorita Alicia E. Tyler; en el ilustre director del Archivo Nacional de Venezuela. nuestro amigo el doctor Vicente Dávila, en el servicial y valioso auxiliar del doctor Dáviln, señor Marco Falcón Briceño, y en tantas otras personas propicias a facilitar la labor del investigador y dispuestas a ayudarle de buena fe y sin reservas mentales.

Una mención especial de gratitud debemos al doctor Antonio María Eligio de la Puente, autoridad de gran valía en nuestra historia literaria y amigo muy distinguido. Sabedor el doctor Eligio de la Puente de que el archivo que fué del insigne novelista y patriota cubano Cirilo Villaverde, secretario particular de Narciso López y celoso guardador de los papeles del caudillo, se encontraba a la venta en poder del hijo del inolvidable autor de Cecilia Valdés, nos ofreció la oportunidad de adquirir tan valiosa documentación, que estaba fuera de nuestros recursos económicos, pagando él de su peculio una, y no ciertamente la menor, parte de su precio.

Así se hizo y así pudimos utilizar un verdadero tesoro de fidedignos y desconocidos datos para nuestra obra. La mención que aquí hacemos, sin todo el merecido elogio, del generoso rasgo de quien, como el doctor Eligio de la Puente, por sus conocimientos y su competencia, unidos a sus medios de fortuna, fácilmente podía haber adquirido para sí estos papeles, y sacándoles gran provecho, es de toda justicia y bien puede mostrarse como ejemplo su nobilísimo gesto.

En el plan de la presente obra, este tomo primero comprende los años de la vida de Narciso López, que llegan hasta el descubrimiento de la Conspiración de 1a Mina de la Rosa Cubana, y el traslado del caudillo a los Estados Unidos.

La segunda parte tratará de los sucesos ocurridos en la Isla y en la Unión Norteamericana alrededor de las expediciones de Round Island y de Cárdenas, con datos los más interesantes y poco conocidos; y la tercera parte estudiará las ocurrencias políticas en torno a la expedición frustrada del Cleopatra y a la última y desdichada tentativa revolucionaria de Narciso López, que le costó la vida.


DR. HERMINIO PORTELL VILA.
La Habana, abril de 1930.

Literatura

  1. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época, Tomo I, 1930
  2. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época (1848 - 1850), 1952
  3. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época (1850 - 1851), 1958

Miércoles, 11 de Agosto de 2021

Adopción de la Bandera Nacional de la República de Cuba

Asamblea Constituyente de Guáimaro 1869

La tercera y última sesión de la Asamblea Constituyente de Guáimaro, comenzó el 11 de abril de 1869, a la 1 de la tarde.
Al final de la sesión, se plantea un problema de singular significación histórica, que fue motivo de un largo y tenso debate —la elección de la bandera de la República. Esta cuestión trascendía al campo de las controversias políticas, a causa de que venían usándose dos banderas.
En Oriente, se usaba la llamada "Bandera de Bayamo" compuesta y enarbolada por Carlos Manuel de Céspedes (O) al proclamar la independencia en La Demajagua.
En Camagüey y Las Villas, la ondeada por primera vez en Cuba por Narciso López el 19 de mayo de 1850 al tomar la ciudad de Cárdenas y más tarde en agosto de 1851 en Pinar del Río; y por Joaquín de Agüero e Isidoro Armenteros en julio de 1851 en Camagüey y Trinidad respectivamente —"la bandera de la estrella solitaria", todos caídos en la intentona.

Apoyado por Honorato del Castillo (LV), presentó Eduardo Machado (LV) una moción para que se adoptara la bandera tremolada triunfalmente por el general Narciso López en Cárdenas como enseña nacional de la república democrática, cuya ley fundamental acababa de ser aprobada.

Bandera de Narciso Lopez

Antonio Lorda (LV) convino en la necesidad de establecer una sola bandera puesto que una es la causa que todos defendemos, y uno solo ya el Gobierno de toda la Isla, y propuso que se adoptase en dicha bandera el triángulo azul en lugar del rojo y las listas rojas en lugar de las azules, por considerar que la bandera creada por Narciso López no se ajustaba a las leyes de la heráldica.

Bandera de Antonio Lorda

Izaguirre (O) apoyó lo propuesto por Lorda (LV), con la variación de que las cinco listas se redujesen a una blanca y otra roja.

Bandera de Izaguirre

Agramonte (C) condenó el acatamiento a las leyes de la heráldica, pues éstas arreglaban los blasones y los timbres de los reyes y la República puede gloriarse en desatenderlas intencionalmente.

Orgulloso de su propia enseña, en el curso del debate Céspedes (O) recordó a la Asamblea "que no se olvidasen de los triunfos de la bandera que se alzó en Yara, ingratitud que sería tan notable como la que los diputados Honorato del Castillo (LV) e Ignacio Agramonte (C) temían, según habían expresado, que se cometiese con la de López y Agüero", y agregó "que no debían agraviarse los títulos adquiridos por el Departamento Oriental".

Bandera de Carlos Manuel de Céspedes

Seguidamente intervino en el debate Antonio Zambrana (de La Habana en la delegación de C), y en un discurso elocuente, bellísimo, expuso que el abrazo de las tres regiones, sellando la ventura y la libertad de la patria común, acababa con los intereses y sentimientos que los habían dividido, y todos debieran estar conformes en decidirse por la bandera ensangrentada en 1851, porque era testimonio glorioso de que los cubanos se hallaban hacía tiempo combatiendo la opresión.
Discutido el asunto ampliamente, la mayoría votó a favor de la bandera del general Narciso López, dibujada en Nueva York en el hogar del poeta, escritor y dibujante Miguel Teurbe Tolón a principio de junio de 1849 y cocida con telas por primera vez en abril de 1850 por Emilia Teurbe Tolón.

Modelo original

Y de este modo, la Asamblea Constituyente dio por terminada su labor. Como se ve, se disutieron cuatro banderas.

El primer acto de la Cámara de Representantes, una vez constituida, fue de conciliación política. Consistió en adoptar a propuesta de Antonio Zambrana (C) la resolución siguiente: "Que el primer acuerdo de la Cámara de Representantes consista en disponer que la gloriosa bandera de Bayamo se fije en la sala de sus sesiones y se considere como una parte del tesoro de la República". Hábilmente encaminado a evitar resentimientos, el acuerdo fue un tributo de respeto a Oriente, tal como lo había pedido Céspedes, a quien alcanzó, asimismo, en el orden personal. Dado ese primer paso de cordialidad política, la Cámara, por aclamación unánime, nombró a Céspedes Presidente de la República, encargado del poder ejecutivo.

Referencias constitucionales a la bandera

Constituciones provisionales de Narciso López de 1850 y 1851

Narciso López realiza dos expediciones a Cuba. La primera fue el 19 de mayo de 1850, Cárdenas, donde ondeó por primera vez la bandera de la estrella solitaria. Entonces traía una Constitución provisional que preveía la creación de un gobierno revolucionario y continuar hasta la expulsión de España. Pero no pudo consolidar la ocupación y se retira de vuelta a New Orleans.
La segunda fue el 12 de agosto de 1851 en Playa el Morillo, cerca de Bahía Honda, Pinar del Río. Entonces también traía una una Constitución provisional que fue la de 1850, pero discutida y revisada en New Orleans por Narciso López, Gaspar Betancourt Cisneros, Pedro de Agüero y Cirilo Villaverde en el mes de marzo de ese año. Es en ésta donde es capturado el 28 de agosto y luego ejecutado (garrote vil) en La Habana el 1 de septiembre de 1851.

En estas Constituciones en el artículo tres describía su bandera.
"Art. 3º—La bandera cubana consistirá del tricolor de la libertad arreglado del modo siguiente: tres fajas azules horizontales separadas por dos blancas, con un triángulo equilátero rojo, cuya base descansa en el asta y una estrella blanca en medio del triángulo.
Pero esta Constitución provisional tampoco pasó a su face de ejecución.

Constitución de 1940

"Artículo 5.- La Bandera de la República es la de Narciso López, que se izó en la fortaleza del Morro de La Habana el día veinte de mayo de mil novecientos dos, al transmitirse los poderes públicos al pueblo de Cuba."

Ley Fundamental de 1959

"Artículo 5.- La bandera de la República es la de Narciso López que se izó en la fortaleza del Morro de La Habana el día veinte de mayo de mil novecientos dos, al transmitirse los poderes públicos al pueblo de Cuba."

Constitución de 1976 -1992

"Artículo 4.- Los símbolos nacionales son los que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social:
- la bandera de la estrella solitaria;
- ............."

Constitución de 1976 -1992-2002

"ARTÍCULO 4. Los símbolos nacionales son los que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social: la bandera de la estrella solitaria; el himno de Bayamo; el escudo de la palma real."

Constitución de 2019

"ARTÍCULO 2. ... Los símbolos nacionales son la bandera de la estrella solitaria, el Himno de Bayamo y el escudo de la palma real.
La ley define las características que los identifican, su uso y conservación."

En las constituciones de 1895 Jimaguayú, 1901 y 1934 no se menciona la Bandera Nacional.

En [2 pp. 80,81] Enrique Gay-Galbó arroja un poco de luz sobre la redacción de la Constitución de 1901, veámos.

""Es curioso que los constituyentes de 1900 no dedicaran un artículo a esos atributos tan importantes para todos los pueblos. Sin embargo, dos de los delegados mencionaron la bandera en sus proyectos de bases para redactar la Constitución. Fueron ellos el Mayor General Juan Ríus Rivera y el doctor Gonzalo de Quesada, y de los dos este último incluyó el escudo.

La base segunda del general Ríus Rivera decía:
La bandera nacional de la República, es la adoptada por la Cámara de Representantes de Guáimaro en Abril de 1869.

El delegado doctor Gonzalo de Quesada propuso en el artículo quinto de su proyecto:
La bandera cubana consiste del tricolor de la libertad, arreglado del modo siguiente: tres fajas azules horizontales separadas por dos blancas, con un triángulo equilátero, rojo, cuya base descansa en el asta y una estrella blanca en medio del triángulo; y el escudo de armas será el usado hasta aquí en las guerras de independencia.

Aunque la Constituicón de 1901, promulgada en 1902, no mencionó la bandera, el Diario de Sesiones de la Convención la situó siempre en la primera plana, a la derecha del título, como ornamento del escudo. Realmente, las banderas dibujadas allí eran un poco arbitrarias; pero el público las identificaba, a pesar de todo, con las de Cuba.""

Es en la LEY NO. 42 de 27 de diciembre de 1983 “DE LOS SÍMBOLOS NACIONALES, en las DISPOSICIONES FINALES que:
""SEGUNDA: Se derogan

  1. la Ley de 6 de enero de 1906 que autoriza al Ejecutivo para que señale y circule a los Gobiernos extranjeros las proporciones y dimensiones de nuestra bandera, según los casos y diferentes oficios en que haya de usarse, así como las relativas al escudo nacional, autorizándole asimismo para que sustituya el color azul celeste en la una y en el otro, por el azul turquí;
  2. el Decreto 154, de 24 de abril de 1906 contentivo del Reglamento para el uso de la bandera, escudo y sello nacionales;
  3. el Decreto No. 1205 de 17 de agosto de 1927 que modificó el articulo 3 del Decreto No. 154, de 24 de abril de 1906;
  4. el Decreto No. 647 de 17 de abril de 1929, relativo al pabellón que usara el entonces Secretario de Estado cuando
  5. utilizara, para actos oficiales o de cortesía internacional, las embarcaciones nacionales;
  6. el Decreto-Ley No. 34, de 27 de junio de 1935 sobre la bandera nacional para las embarcaciones de recreo;
  7. el Decreto No. 1403, de 15 de mayo do 1944, respecto al uso de la bandera, del escudo y del himno de Bayamo,
y cuantas otras disposiciones legales y reglamentarias se opongan a lo dispuesto en la presente Ley, la que entrará en vigor a partir de la fecha de su publicación en la Gaceta Oficial de la República.""

Como se ve en este largo peregrinaje constitucional y legislativo, no es hasta la Ley de 6 de enero de 1906 —desde el 11 de abril de 1869 en Guáimaro— que se retoma la Bandera Nacional, en base a la cual, el Presidente de la República D. Tomás Estrada Palma con el Decreto 154 de 24 de abril de 1906 contentivo del Reglamento para el uso de la bandera, escudo y sello nacionales, regulariza el uso de la bandera. A saber, por primera vez en la historia.
El artículo II de la susodicha ley dice:
"ARTICULO II.—Continuará enarbolándose en los edificios públicos, civiles ó militares, de la Nación, así como las Legaciones y Consulados, la bandera en uso de la República de Cuba".
Y a continuación la descripción de la bandera. No se menciona a Narcizo López, pero la bandera descrita es la ideada por él a principios de junio de 1849 cuando estaba exiliado en Nueva York.
Interesantísima es la expresión "Continuará enarbolándose ... la bandera en uso de la República de Cuba", a saber, la izada el 20 de mayo de 1902 en el Palacio de los Capitanes Generales y después en el Castillo de los Tres Reyes del Morro de La Habana, la bandera de Narcizo López.

Bandera 20 de mayo 1902

Como dice Enrique Gay Calbo en su "La bandera y el escudo de Cuba": "Sin acuerdo oficial, porque no era necesario desde el 11 de abril de 1869, fue la bandera del triángulo rojo y la estrella solitaria la de todos nuestros separatistas. No otra cosa significaban la continuación de su uso y su presencia en los actos revolucionarios, y sobre todo en los campamentos de los mambises y al frente de los ejércitos libertadores."

Y por fin he llegado a la asunto en cuestión —¿Cuándo es adoptada la Bandera Nacional de la República de Cuba?
La tercera acepción del verbo adoptar en el "Diccionario de la lengua española" de la RAE reza —Recibir, haciéndolo propio, un parecer, un método, una doctrina, etc., que han sido creados por otros.

Muchos sitios en la Web dan como fecha de adopción el 20 de mayo de 1902.
En la constitución de 1901 no se menciona la bandera; no existe documento sobre su adopción antes de la Ley de 6 de enero de 1906 que regularice el uso de la bandera.

En la actual Ley No. 128/2019 LEY DE LOS SÍMBOLOS NACIONALES DE LA REPÚBLICA DE CUBA, en el

"TÍTULO II
LA BANDERA DE LA ESTRELLA SOLITARIA
CAPÍTULO I
CARACTERÍSTICAS Y REGLAS PARA LA CONFECCIÓN DE LA BANDERA DE LA ESTRELLA SOLITARIA

Artículo 5. La bandera de la estrella solitaria es un símbolo de la nación y constituye la Bandera Nacional.
Fue adoptada en la Asamblea de Guáimaro el 11 de abril de 1869.
Es un emblema de lealtad, honor e inspiración en las luchas por la independencia de Cuba."

Luego entonces, ¿de qué adopción el 20 de mayo de 1902 se habla?
¡La Bandera Nacional de la República de Cuba, ya sea en armas o sin ellas —la bandera de Narciso López, la de la estrella solitaria—, es ADOPTADA el 11 de abril de 1869 por la Asamblea Constituyente de Guáimaro!

Referencias

Compilación de Andry Matilla Correa y Carlos Manuel Villabella Armengol: Guáimaro Alborada en la historia constitucional cubana

Literatura

  1. Emilio Roig de Leuchsenring: Banderas oficiales y revolucionarias de Cuba
  2. Enrique Gay-Calbó: Los símbolos de la nación cubana
  3. Los primeros movimientos revolucionarios del general Narciso López (1848-1849)
  4. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época, Tomo I, 1930
  5. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época (1848 - 1850), 1952
  6. Herminio Portell Vilá: Narciso López y su época (1850 - 1851), 1958

Jueves, 29 de Julio de 2021

La bandera de Cuba

Bandera de Cuba ondeando

Son muchos los artículos sobre cómo fue creada la bandera de Narciso López para la luchas independentistas de los cubanos contra la Metrópoli española y que devino en Bandera Nacional de la República de Cuba.

Es imposible estudiar sobre la bandera sin adentrarse en la historia de las conspiraciones, expediciones y sublevaciones en contra del colonialismo español en Cuba. Porque la bandera es partícipe de esa historia, quien va delante de todos, enseña el camino. En ella está sintetizada la Nacionalidad Cubana.

Adentrándome en el estudio de la bandera, reparo que la orientación de la estrella es diferente en las banderas. Así es que encontré cuatro orientaciones diferentes de la estrella.

  1. El boceto de la bandera fue realizado en la primera semana de junio de 1849 por Miguel Teurbe Tolón, bajo las instrucciones de Narciso López.
  2. El modelo original en tela fue confeccionado en abril de 1850 por su esposa Emilia Teurbe Tolón. A esta bandera la llamo "bandera A".

  3. Modelo original Banderas de Cuba A y B
  4. El 11 de mayo de 1850, unos días antes de partir Narciso López para Cárdenas, el periódico neoyorkino SUN publica una reseña de la bandera junto con un grabado de ella del tipo C. Ese mismo periódico, colgó a las afuera del edificio la bandera de Narciso López, pero no he encontrado foto alguna.

  5. Bandera 11 may 1850 periodico NY SUN
  6. Cuando el 19 de mayo de 1850, Narciso López y sus expedicionarios desembarcan en Cárdenas y la toman, lleva consigo una bandera que a la postre la llaman "Primus in Cuba 1850" y para estos apuntes la llamo "bandera B".
  7. El 20 de mayo de 1902, Máximo Gómez iza de manera oficial, por primera vez, la "Bandera de la Estrella Solitaria" en la azotea del palacio de los Capitanes Generales, sede de la presidencia de la recién nacida República de Cuba. Para estos apuntes la llamo "bandera C".

  8. Bandera 20 de mayo 1902

  9. Y la cuarta variante la llamo "bandera D".
  10. Banderas de Cuba C y D

Hagan una búsqueda de "bandera cubana", "bandera de Cuba", "bandera de Narciso López", "bandera de los mambises cubanos", etc, y fíjense sólamente en las fotos del siglo XIX y comienzos del XX. Verán que, independientemente del modelo original en posesión de Narciso López, en su expedición a Cárdenas lleva una bandera grande del tipo B

Primus in Cuba

y una bandera corneta del tipo A.

Bandera corneta de Cuba

O sea, Narciso López conocía dos orientaciones de la estrella. Podemos suponer muchas cosas, pero pienso que o no le daba importancia a la orientación de la estrella o simplemente corrigió la orientación original. Además, ya no tenía cómo controlar la reproducción de la bandera.

Hasta aquí vemos que en dos meses —abril y mayo de 1850—, aparecen banderas con tres orientaciones diferentes de la estrella —A, B y C. La variante D la he visto poquísimas veces.

La variante de orientación de la estrella que predomina en las banderas del siglo XIX y comienzos del XX es del tipo A, como la del modelo original, parece que fue esta variante la que se mandó a Cuba a los diferentes gupos de conspiradores y que se reprodujo muchas veces.
Las banderas del tipo A y B, tienen simetría axial por el eje longitudinal, por lo que no tienen parte de "arriba" o "abajo" cuando están horinzontalmente colocadas, la estrella está como "acostada", ya sea con la "cabeza hacia el centro de la bandera o hacia el asta, respectivamente" póngala como la pongas, siempre estará bien puesta. El defecto de la del tipo A, es que cuando se pone verticalmente, la estrella está como "patas arriba"; la del tipo B no padece de este inconveniente, al revés, está "bien parada".

Pero, ya desde el inicio de la República, y hasta hoy, la variante que se ha establecido es la C, aunque hay alguna que otra en el siglo XIX. En la bandera del tipo C, la estrella está "parada" cuando la bandera está en posición horizontal, o sea, no tiene simetría axial por el eje longitudinal, por lo que tiene parte de "arriba" y "abajo"; hay que prestar atención al colocarla. Se dice que cuando la estrella está "patas arriba" es símbolo de desacato o rebelión.

Yo no creo que haya "profanación" alguna en la orientación de la estrella, máxime que nunca hubo reglas escritas para la confección de la bandera de Narciso López, sino, que al hacer muestras de la bandera para mandarlas a grupos conspiradores, y estos al hacer otras muestras para otros grupos, en esta cadena alguien puede que haya cambiado la orientación de la estrella sin intención profanadora alguna.

12 banderas cubanas históricas

Observando estas 12 banderas cubanas históricas, se puede ver que diez son del tipo A, como la original; una del tipo B y una del tipo C.

12 banderas cubanas historicas 12 banderas cubanas historicas 12 banderas cubanas historicas

Bandera cubana en casa natal del Mayor General Calixto García Íñiguez en Holguín

Bandera tipo A.

BANDERA CUBANA EN CASA NATAL DEL MAYOR GENERAL CALIXTO GARCÍA ÍÑIGUEZ EN HOLGUÍN

Bandera original usada por las tropas mambisas durante la Invasión de Oriente a Occidente en 1898

Bandera tipo A.

BANDERA ORIGINAL USADA POR LAS TROPAS MAMBISAS DURANTE LA INVASIÓN DE ORIENTE A OCCIDENTE EN 1898

Mambises de las tropas de Máximo Gómez en Remedios

Bandera tipo C.

Mambises de las tropas de Máximo Gómez en Remedios

En el Gran Templo Nacional Masónico, 1955.

Bandera tipo D.

En el Gran Templo Nacional Masónico, 1955

Bandera corneta

Bandera corneta

En la Constitución de Cuba del 21 de febrero de 1901, no se dice ni una palabra sobre la Bandera Nacional, el Escudo y el Himno. Con la Ley de 6 de enero de 1906 y decreto presidencial de 24 de abril del mismo año, el presidente Tomás Estrada Palma sustituye el azul celeste de la bandera y el escudo —que parece que es el tono que se utilizaba entonces— por el azul turquí y —por primera vez— se definen oficialmente, la forma y los componentes de la Bandera Nacional. Al final del Decreto hay una bandera a colores, ésta

Bandera 1906