« CLXX aniversario de la ejecución de Narciso López | Inicio | Primeros poemas a la bandera »

Mi bandera

El Morro y la bandera

Mi bandera

Al volver de distante ribera,
con el alma enlutada y sombría,
afanoso busqué mi bandera
¡y otra he visto, además de la mía!

¿Dónde está mi bandera cubana,
la bandera más bella que existe?
¡Desde el buque la vi esta mañana,
y no he visto una cosa más triste... !

Con la fe de las almas austeras,
hoy sostengo con honda energía,
que no deben flotar dos banderas
donde basta con una: ¡la mía!

En los campos que hoy son un osario
vio a los bravos batiéndose juntos,
y ella ha sido el honroso sudario
de los pobres guerreros difuntos.

Orgullosa lució en la pelea,
sin pueril y romántico alarde;
¡al cubano que en ella no crea
se le debe azotar por cobarde!

En el fondo de oscuras prisiones
no escuchó ni la queja más leve,
y sus huellas en otras regiones
son letreros de luz en la nieve...

¿No la veis? Mi bandera es aquella
que no ha sido jamás mercenaria,
y en la cual resplandece una estrella,
con más luz, cuando más solitaria.

Del destierro en el alma la traje
entre tantos recuerdos dispersos,
y he sabido rendirle homenaje
al hacerla flotar en mis versos.

Aunque lánguida y triste tremola,
mi ambición es que el Sol, con su lumbre,
la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!,
en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos
llega a ser mi bandera algún día...
¡nuestros muertos, alzando los brazos,
la sabrán defender todavía!

Bonifacio Byrne
1899

Mucho se ha escrito e interpretado estos versos de Mi andera¡y otra he visto, además de la mía!—, —¡Desde el buque la vi esta mañana—, para remarcar el patriotismo de Byrne. Se da por sentado que se refiere a las banderas de USA y la de la estrella solitaria, izadas en el Morro de La Habana cuando regresaba a Cuba desde USA en el vapor Mascotte el 4 de enero de 1899. El traspaso de la soberanía de la Isla de Cuba de España a USA se efectuó el 1 de enero de 1899, entonces se arrió la bandera de España y se izó la de USA.

Pero hay un detalle muy importante. Durante la ocupación de USA desde el 1 de enero de 1899 al 20 de mayo de 1902, las banderas de USA y Cuba nunca ondearon juntas. Mucho menos la cubana sola.

En su obra Banderas oficiales y revolucionarias de Cuba,1950, el Historiador de la Ciudad de La Habana (1935-1964), Emilio Roig de Leuchsenring señala:

9. La de la estrella solitaria de Narciso López y de la Revolución libertadora.

Aquí debemos hacer un paréntesis antes de seguir adelante en nuestro breve recuento de los prolegómenos del 20 de mayo de 1902, en lo que se refiere al momento en que se iza la bandera de la estrella solitaria en el Palacio de la Plaza de Armas y en El Morro de La Habana.

Ella ondeó anteriormente a aquella fecha, en nuestra Capital, como representativa del Estado cubano, antes que éste quedase oficialmente constituido.

En efecto, el día 5 de noviembre de 1900, a las dos de la tarde, hora señalada para iniciar sus sesiones en el teatro de Irijoa, la Asamblea Constituyente que debía redactar y votar la Constitución de la nueva República, fue izada en dicho edificio la bandera cubana. Así quedó registrado en el primer número del Diario de Sesiones de la Convención, en que aparece la versión taquigráfica de esa sesión inaugural: "Momentos antes de la apertura, en presencia de los señores delegados y del pueblo y a los acordes del Himno Nacional, izase sobre el edificio de la Convención la bandera cubana".

Y el 10 de mayo de 1902, esa misma bandera, ondeó por vez primera en El Morro de La Habana. Rafael Martínez Ortiz, en su libro "Cuba: los primeros años de independencia", da de este hecho la siguiente versión: "El general Wood, como deferencia (a Estrada Palma), había dispuesto se izara desde que se aviste el barco en el cual venía el Presidente hasta que fondeara en el puerto. La bandera era de la propiedad del General; la misma que había ondeado sobre la Convención Constituyente y sobre el Congreso cubano; la misma que debía izarse sobre el Palacio el día de la entrega del Gobierno; Mr. Wood deseaba guardarla como reliquia histórica de su mando en Cuba".

Luego entonces, de ¿dónde sacó Bonifacio Byrne "¡y otra he visto, además de la mía!"?

Los poetas utilizan muchas piruetas poéticas, a las que no se les puede dar fe de reales e incomprensibles como en
...
y sus huellas en otras regiones
son letreros de luz en la nieve...

Publicar un comentario