« Enero 2008 | Inicio | Marzo 2008 »

Domingo, 17 de Febrero de 2008

Viaje a Vinnitza

El sábado 9 de febrero salimos de Ruse, mi esposa y yo, a las 10 de la mañana con destino Vinnitza en Ucrania, por asuntos de trabajo, y a las 19 horas llegamos a Suceava, que está a 46 kms de Siret, que es la ciudad fronteriza con Ucrania. En Suceava encontramos un hotelito bastante bueno con internet WiFi incluído; se llama Classic.
El trayecto fue Ruse - Bucarest -Urziceni - Buzau - Focsani - Adjud (aquí almorzamos) - Bacau - Roman - Falticeni - Suceava.

Restaurante Atlantic en Adjud

Pero a la salida de Bacau equivocamos el camino y nos fuimos al noroeste y llegamos hasta Buhusi y tuvimos que regresar a Bacau para coger el camino correcto. Emoticon de risa En el mapa vi que había caminos entre las dos carreteras grandes, pero no quería meterme por caminos terciarios, ya empezaba a oscurecer. Voy a tener que comprar un GPS. Tenía pensado en la mañana del domingo darle una vuelta a Suceava y luego seguir camino a Vinnitza, pero cuál sería mi sorpresa cuando salimos del hotel y veo que el neumático delantero derecho estaba ponchado y para colmo cayendo una nievecilla pequeña pero con viento bastante fuerte. Buena faena que se me abrió, tuve que vaciar todo el maletero para sacar el neumático de repuesto y, ándale, a cambiar el neumático. Desde luego que no podía partir para Ucrania sin neumático de repuesto por lo que me puse a dar vueltas y preguntando en español, chapurreando inglés Emoticon de risa y repitiendo la palabra rumana vulcanizare, dónde encontrar una reparadora de neumáticos y los taxistas y gasolineros respondiéndome en rumano, pero como era sábado muchas estaban cerradas hasta que topé con dos - estaban una 5 metros de la otra - y después de 2 horas de peripecias y el neumático reparado partimos para Vinnitza sin el paseo previsto.

Vinnitza me trajo a la mente los años en Moscú, aunque, desde luego, existen sus diferencias. La situación político-económica de Ucrania se parece a la de Bulgaria en la primera mitad de los años 90.

El 15 de febrero partimos de regreso a Bulgaria y nos quedamos a dormir en Roman. A la mañana siguiente partimos rumbo sur, hasta Ruse. Hogar, dulce hogar.