« Sí a FOSS | Inicio | Calor »

Siempre hay un ojo que te ve

Hoy estuve de compras con mi esposa en el supermercado Metro, una cadena alemana de supermercados que se extiende por toda Europa, y cuando estaba casi a punto de pasar por la caja a pagar, se me acerca un uniformado de la seguridad del mercado y me pregunta - ¿Ha perdido usted algo?

El supermercado Metro de Ruse

Con la velocidad de un rayo y a la vez, me toco con la mano izquierda la cadera izquierda buscando el teléfono movil, y con la mano derecha el bolsillo trasero derecho del pantalón buscando la billetera, y por suerte ambos estaban en sus lugares habituales. Pero acto seguido llevo la mano derecha a la cadera derecha y noto la falta de la cámara fotográfica y le digo - La cámara fotográfica, la olvidé en el probador cuando me probaba los pantalones, y me dijo - Venga conmigo.

Resulta que había probado varios pantalones y como la cámara se caía del cinto, la colgué de uno de los colgadores de ropas y cuando terminé de probar pantalones y me vestí, la cámara se quedó colgada en el probador.

Metro, desde luego, tiene su sistema de circuito cerrado de televisión como toda gran tienda y los miembros de su servicio de seguridad están alertas, me consta. Llegamos al cuarto lleno con monitores que cubren toda la tienda y me devolvieron la cámara. Yo muy agradecido, les di las gracias varias veces. Lo interesante de este cuarto es que se encuentra en la misma entrada de la tienda y la pared que lo separa del pasillo es de cristal transparente, de forma que todos los clientes que entran al supermercado ven que toda la tienda está bajo observación.

Como dice el estribillo de una canción de Juan Carlos Alfonso y Dan Den - Siempre hay un ojo que te ve.

Comentarios

azuu ke mala suerte man
Ke recuerdos de Pyce, estuve ahí en el verano del 93 hasta las navidades, fue realmente bonito, me gustaria volver a ese pais, saludos Jorge desde España
Son como Torrente, las peliculas españolas de Santiago Segura, saludos desde Zaragoza (España), para Russe ó Ruse, nunca supe como era, pero me encontó aquella ciudad a orillas del Danubio donde viví del 15 de septiembre al 18 de diciembre de 1994.
Pues sí brother, me compré dos pantalones que por poco me salen de oro. ¿Qué más me vieron? Pues no sé, pregúntales, arriba doy el enlace del mercado. :)))
Lo que no nos enteramos es si por fin te compraste algún pantalon.Y ¿Qué más te vieron a parte de la cámara?
Muy interesante y de paso le das buena publicidad a la tienda. Saludos.

Publicar un comentario